José Rafael Dávila Román: El abogado del pueblo

Por Karla Pacheco Álvarez / kpacheco@primerahora.com 02/22/2016 |00:25 a.m.
El pasado viernes, los Caimanes del Melao Melao inauguraron su temporada y en el estadio Carlos Román Brull se encontraba “el licenciado Joe” -apodo por el que todos los conocen- vestido con un traje gris con líneas finas blancas, un pañuelo blanco y una corbata que le hacía juego desde las 5:45 p.m. (Andre.kang@dfrmedia.com)  

A pesar de no contar con el título oficial, el pueblo de Vega Baja apoya y es cómplice de la fantasía del fanático número uno de los Caimanes del Melao Melao.

Vega Baja. Los Caimanes del Melao Melao y todos los vegabajeños  tienen a su propio licenciado, una de las personas más queridas por los habitantes del pueblo del área norte de la Isla.

José Rafael Dávila Román  se levanta  todas las mañanas, selecciona uno de  los  trajes que tiene en  su clóset, desayuna y sale de su hogar  en la urbanización Colinas del Marqués en dirección al tribunal de Primera Instancia de  Vega Baja.

“Voy al tribunal todos los días porque trabajo para un bufete de abogados en el área de Vega Baja. Ellos envían documentos, si no es conmigo no pueden enviar el documento porque si no no lo aceptan de  otra persona”,  explicó  Dávila  Román.   

En el tribunal es atendido  por todo el personal,   jueces y fiscales de  la misma forma con que  reciben a    los abogados que litigan en esa área.   

“Es uno de los personajes más típicos que tiene Vega  Baja.  Es un personaje sumamente pintoresco, un muchacho excelente, con poca preparación, un corazón enorme y la enorme fantasía de ser abogado  con la gran pecularidad de que todo el mundo en Vega Baja, todo el mundo, habla con él sobre esa fantasía. Nosotros lo sentimos como si   fuera el licenciado Joe”, dijo el vegabajeño  Luis Enrique Meléndez, otro de los fanáticos que no se pierde ni un partido de béisbol.  

A sus 47 años, Dávila Román  puede también considerarse uno de los fanáticos más fieles de los Caimanes del Melao Melao, una de las primeras franquicias creadas en   la Liga de Béisbol  Superior Doble A.

Dávila Román asiste a todos los partidos bien temprano para hablar con los peloteros, quienes  siempre lo han considerado una pieza más dentro del equipo por  la motivación que  les imparte.

“Puedo decir muchas cosas buenas de él. Cada vez que  viene por ahí  nos trae mucha alegría y   le tomas mucho cariño cuando lo conoces, con tan solo hablar cinco minutos con él. Es una  muy buena persona, excelente ser humano. Aquí en Vega Baja todos lo adoramos”,  aseguró Jesús Lay,    jugador del cuadro de la novena  de Vega Baja.

A sus 47 años, Dávila Román puede también considerarse uno de los fanáticos más fieles de los Caimanes del Melao Melao, una de las primeras franquicias creadas en la Liga de Béisbol Superior Doble A.

Su compañero Carlos Olivo fue más allá y lo nombro como “el fanático número uno” del equipo.

“Él es el  licenciado  de todos nosotros.  De eso no debe quedar  ninguna duda.  Cada año dice presente en las buenas y en las malas. Está con nosotros mostrándonos apoyo en las victorias y las derrotas. Es el fanático número uno de todos nosotros”, sostuvo el veterano jardinero.

“Él único problema que tenemos es hay veces que  me lo encuentro y me dice que tiene que ver un caso en Ponce y otro acá el mismo día. Entonces, me preocupo y le pregunto: ¿cómo vas a  hacer para llegar a tiempo acá?”,  manifestó  por otro lado   el coach de Vega Baja y ex miembro de la Selección de   Béisbol de Puerto Rico,  Josué Salvá, mostrando la complicidad que todos  tienen con Dávila Román.     

Esta temporada, Vega Baja busca  acabar  con la sequía de cuatro años sin clasificar a una postemporada.

El pasado viernes, los Caimanes del  Melao Melao inauguraron su temporada y  en el estadio Carlos Román Brull se  encontraba  “el licenciado Joe” -apodo por el que todos los conocen-  vestido con un traje gris con líneas finas blancas, un pañuelo blanco  y una corbata que le hacía juego desde las 5:45 p.m. 

Luego de detenerse a saludar  con su mano a todo   el personal que se encontraba en   el portón del recinto vegabajeño, Dávila  Román se dirigió al terreno de juego por el pasillo que va  al camerino de visitante, que queda a la izquierda de la cantina.

Tan pronto cruzó el umbral de una de las entradas al dugout de los Caimanes del Melao Melao, comenzaron los abrazos, los apretones de mano y las conversaciones con los jugadores del equipo.

Uno de los primeros en abrazarlo  lo fue el ex jugador de las Mayores, Juan “Igor” González, quien este año comienza una nueva faceta como dirigente.

Dos horas más tarde, a Dávila Román le tocó  vivir un emotivo momento en su vida. La gerencia de los Caimanes del Melao Melao decidió rendirle un reconocimiento por todo  los años que ha apoyado al equipo. Tan pronto fue mencionado su nombre por el apoderado Edwin Meléndez Pagán, los cientos de fanáticos  comenzaron a aplaudir y vitorear.

“Soy nacido y criado en Vega Baja y al dirigente del equipo yo lo conozco desde hace años ya que porque conozco a sus señores padres.  Me siento más que debidamente orgulloso de que me dediquen la temporada en la noche de hoy”,  sostuvo Dávila Román  al mencionar el reconocimiento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: